lunes, 4 de febrero de 2019

Stars in her Crown #3, #4 y #5


Me hubiera gustado coser los bloques acompañada por la serie en la que se inspiran, como sonido de fondo. Elegir telas levantando la vista hacia la pantalla de vez en cuando, desacelerar el pedal de la máquina en las escenas más tensas para no perder trama, momentos históricos o tensas conversaciones familiares. Todo en un lenguaje que, imagino, contenido y encorsetado al más puro estilo victoriano. Pero no ha podido ser.




De los cinco bloques publicados por Barbara hasta el momento, éste es mi favorito, aunque no sabría explicar porqué. Me gusta sin más.


Encontraré la forma de hacerme con la serie. Mientras tanto, me vienen a la memoria un par de pelis bastante recientes, sobre la Reina Victoria. Las dos tienen a Judy Dench como protagonista. Me encantaron. Abordan la figura de la reina desde un punto de vista muy alejado del de las crónicas históricas. No destriparé argumentos por si alguien cayera en la tentación.







Me despido, con flores verdes y rosas como mis bloques, con visillos de encaje, una lámpara de cristal antiguo y la vieja pajarera junto a la impresionante pared de mármol. De algún palacio inglés? Frío frío... es el Palacio de Ajuda en Lisboa.








lunes, 28 de enero de 2019

Compañeras de Viaje


Recuerdo una entrevista a Monserrat Caballé en la que reconocía entre carcajadas, que siempre viajaba con un cocodrilo de peluche, al que usaba como almohada. Mi cocodrilo particular, es una pequeña almohada de memory foam. Ojalá los humanos estuviésemos recubiertos de ese mismo material, seguro que nos adaptaríamos y encajaríamos mejor los unos con los otros.

En fin… estas Navidades, como premio a los servicios prestados, le cosí dos fundas nuevas con motivos florales. Tengo un generoso surtido de estos estampados, me resultan imprescindibles.











Otros “imprescindibles” en mi mesa de trabajo, son regalo de una querida amiga. Gracias Inés por esos accesorios de costura que ahora recomiendo con el entusiasmo del vendedor de elixires mágicos. Las fabulosas bobinas Bottom Line para aplicaciones, unos alfileres ultrafinos de Clover, la pequeña y muy manejable regla de 6 pulgadas... Todos llegaron por correo entre hatillos de fat quarters, piculinas, nuevos proyectos y cariñosas cartitas. 



Como ves, con tu tela japonesa de París, me hice un atril del tuto de Mary Carmen según idea de Lucía. Se acabó el antiglamour del Kindle recostado en el bote de mermelada mientras desayuno. 



Por cierto, el libro de Kathleen Tracy que me enviaste, me gustó tanto que me lo traje para disfrutarlo con tranquilidad y releer también Remembering Adelia, otra joyita de la misma autora.




Por hoy no coso más. Esta noche estrenaré la otra funda. Momento de soñar con nuevas costuras, con campos en flor, y si fuera posible, con huir al lugar donde las malas noticias de los telediarios, no lleguen jamás.


domingo, 20 de enero de 2019

Stars in her Crown #1 y #2



Mis dos primeros bloques de "Stars in her Crown", el SAL que Barbara Brackman ha lanzado a primeros de enero. Inspirado en la serie de televisión  inglesa sobre la Reina Victoria y sus hijos: una entrega semanal hasta completar el quilt, allá por marzo. Nueve estrellas, una por cada retoño real, más el borde estrellado.
.


Barbara recoge fotografías, fragmentos de su diario y cartas que ilustran las vicisitudes familiares de la todopoderosa y egocéntrica reina. En el mundo exterior, fuera de los muros de palacio y de la asfixiante corte  victoriana, se vivía la imparable Revolución Industrial con sus luces y sombras tan maravillosamente captadas por Dickens. Cuántos personajes inolvidables y de alguna manera, también reales...  


Estoy usando mayormente, telas de French General en tonos rosas y verdes. Para evitar que el quilt se convirtiera en algo pasteloso, eché mano de una a cuadros negra, de la colección Past Endearments de Judi Rothermel. En su momento, me pareció tan bonita que compré otra yarda en tono marino. 



Casualidad o no, viendo estas fotos hechas una mañana de diciembre, me acabé de convencer de que los tonos  elegidos, eran los ideales. No seré yo quien le diga a la Naturaleza que no entiende de colores...