lunes, 24 de febrero de 2020

Warm Regards al Sol


Sí, lo sé... muchas fotos y casi ningún texto pero me apetece que sea así. Sólo la luz, el paisaje y el gusto de ver el top terminado. Warm Regards luce así.





























sábado, 15 de febrero de 2020

Desayunos de sábado




Se acaba el sábado y el día no ha podido ir mejor. Tostadas y las últimas páginas de "El guardian, el poeta y el prisionero" en el desayuno, un largo paseo, comida entre amigos y feliz vuelta a casa con Alicia Keys sonando suavecito en el coche.


Las mimosas en flor, los patos aleteando en la charca, sol en la cara y la banda sonora de pajaritos. Pequeñas y placenteras sensaciones que anuncian la llegada de la primavera.  Me adormecía con el traqueteo del coche y la seductora voz de Alicia Keys. Qué día más estupendo!


Esta mañana después de desayunar fotografié estos dos nuevos bloques. Por cierto... el libro de Lee Jung-Myung es duro pero hermoso. Tres personajes en una prisión. Habla de esperanza, de un espíritu libre capaz de alzarse sobre la destrucción de la guerra y del encierro ignominioso para volar hacia la belleza.


Decía en otro post, que estos bloques son muy un poco engañosos. Cada uno es una combinación de varios, casi un miniquilt. Me entretienen pero a veces cuento mal, y cuando creo que es hora de montarlo, me doy cuenta de que falta otra estrella.


Como en la Vida... cuando crees que has solucionado algunos problemas, siempre surgen otros nuevos. Le diría cuatro cosas al que convirtió los problemas en "oportunidades". Condenado lenguaje.


A ver.. que me lío. Volvamos a los bloques. Estoy acabando la fila más larga y pretendo acolcharla. Creo que será la mejor manera de enfrentarme al acolchado del top. 


Esta tela tan romantica y pastelona me pareció ideal para el centro de las sawtooth star.  En general estoy haciendo fussy cut de telas florales  en todos los centros de los bloques. 


Las flores, la primavera, el cambio de las estaciones. Igual que en nuestras vidas: infancia, juventud, casamiento, un wedding quilt...


El cuarto de costura se inunda de luz por las mañanas y es un gusto coser sintiendo el sol en la cara. Como las plantitas, necesitamos luz y calor para vivir. Bueno...  eso y también el color.




Coso bien acompañada: la ventana orientada al sur, un gran espejo en el norte, Maggie a mis pies y si levanto la cabeza... las joyitas de Nieves. Es un orgullo disfrutarlas. Han hecho muchos kilómetros de vuelta y ahora están en el cuarto de costura.


Su estilo es inconfundible. Un día curioseando libritos en el Corte Inglés, me topé con unas fotos y me dije: " pero ésto... ésto tiene que ser de Nieves". Y sí, acerté... Su nombre figuraba en los créditos al final de libro. Reina Nieves para siempre.


Otra vez me he extendido pero no me importa. Ha sido un día estupendo lleno de pequeños momentos placenteros. Toca ahora regodearme con las fotos de los detalles del bloque. Ejem... 157 piezas.


Y este otro 113. Los apuntes numéricos son de mi marido. Cuando se los enseño, lo primero que descubre son los defectos, luego cuenta las piezas y sólo si le pregunto, me dice que le gusta... o no. 




Y ahí quedarán los dos nuevos bloques, prendidos a la estantería hasta ser reemplazados por otros nuevos. El día también acaba aquí. Hemos planeado una nueva ruta para mañana en una zona que me encanta. ¿No podrían ser todos los fines de semana así?