sábado, 22 de septiembre de 2018

Dear Jane Diaries (XVII)


Llego con pena al final del trayecto. Última fila del top a falta de los cuatro triángulos de las esquinas. El camino ha sido largo pero menos de lo que me temía. Había oído hablar tantísimo del famoso Dear Jane, tantas imágenes en pinterest, tantos tutoriales de bloques... Terminé por comprarme el libro y seguir investigando antes de lanzarme al vacío. 

No sé si hubiera sido capaz de llegar hasta aquí sin los patrones de Susan Gatewood. El link me lo pasó Marta. Junto con Puri, están haciendo dos impresionantes Dear Jane. Decía que, sólo tuve que imprimir los bloques y jugar con mis telas. Hablando de telas.. el precioso mug rug en lino amarillo sobre estas líneas, es regalo de Nieves.

M1 - Dogwood Days

M2 - Duff´s Bluff

M3 - Fireweed Flower

M4 - Stepping Stones

M5 - Mother´s Point
Este es mi favorito, seguramente por la telita de French General.


M6 - Simplicity

M7 - Junko´s Rose Garden

M8 - Enchanted Square

M9 - Fan Dance

M10 - Simple Simon

M11 - Rickshaw

M12 - Hopscotch

M13 - Lynette´s Diamond

La próxima entrega será breve: los triángulos de las esquinas. En uno de ellos he pensado bordar una frase y la fecha a modo de etiqueta. Resumirá esta experiencia y nuestras vivencias tan lejos de casa. Pudiera parecer que vivo en un limbo del ocio, pero nunca olvido lo que nos rodea. Es por ello que comparto estas otras imágenes de lo cotidiano. La vida al otro lado de los muros de la urba y tras los cristales del coche. Todo ello me hace sentir afortunada y agradezco esa gran riqueza de la que soy dueña: MI TIEMPO. La última foto sintetiza el sentir de Haiti. CRISTO, LA ÚNICA ESPERANZA.
















sábado, 15 de septiembre de 2018

Fantasy


Miro hacia atrás en el calendario y ufff... lo largo que se me ha hecho agosto! Calor abrasador, sumado a las inagotables averías domésticas. No es de extrañar que haya cosido y leído tantísimo. El resto del tiempo, piscina y ejercicio para compensar el obligado encierro en la urba.


Subo a la cinta de correr, elijo canción y le doy al play. Camino con la imaginación paseando por calles, mezclando ciudades y recuerdos. Suena a todo volumen Fantasy de Earth, Wind and Fire. Positiva, festiva y tan brillante como fuegos artificiales, o como estos baberos que hice en agosto entre bloque y bloque.


Por fin estrené la maquinita de snaps. Otra maravilla salida del enorme bazar online de Aliexpress. Estoy entusiasmada con el resultado, y preveo que la voy a usar muchísimo. Las telas las traje ya cortadas en el último viaje. La trasera es de muletón plastificado y el patrón de Nana Company,  uno de mis dos modelos favoritos de baberos.











Acaba la canción... Me siento tan contenta y viva como los fuegos artificiales iluminando una noche de verano. Prosigo el paseo, doblo la esquina mientras suena una nueva pista.



sábado, 8 de septiembre de 2018

Farmer´s Wife


Compré el libro de Laurie Aaron Hird hace algunos años, pero el proyecto fue postergándose debido a lo de siempre... falta de tiempo. Me gustó el formato y la cuidada edición. The Farmer´s Wife Sampler Quilt, recoge 111 bloques, y una selección de las cartas que varios cientos de lectoras de la época, escribieron a la revista The Farmer´s Wife, en respuesta a una pregunta lanzada por los editores en enero de 1922.



Planteaban a las granjeras si, teniendo en cuenta sus propias experiencias, desearían que sus hijas, se casaran con un granjero. La pregunta cobra sentido en el momento de cambio social y tecnológico que se vivía en esos años. Final de la primera guerra mundial,  derecho al voto para la mujer, las distancias geográficas acortadas con la popularización del automóvil, revolución de la moda femenina, nuevos electrodomésticos, la radio entrando en los hogares y con ella el jazz.  En definitiva... una nueva forma de entender la vida.






Para las urbanitas de la época, la existencia de las granjeras estaba marcada por las privaciones y el trabajo duro, en contraste con la vida aparentemente fácil y sofisticada de la gran ciudad. ¿Quién podría desear algo así para una hija en edad casadera? 

El post se me va a alargar y no quisiera aburrir... Pasemos a mis cuatro primeros bloques hechos al azar, sin otro orden que el de mi desorden organizado.





Buscando una imagen para despedir el post, recordé un grafitti de Montreal de una niña granjera y empecé a rebuscar en los archivos. No quería extenderme demasiado pero... aparecieron unas imágenes del mercado Jean Talon lleno de productos frescos de granja y no pude evitarlo...