sábado, 18 de enero de 2020

Entre un Montón

La vi asomando entre un montón y me lancé hacia la caja como poseída por el espíritu maligno las compras. 


Mientras me acercaba al montón, me repetía un conocido mantra: "que-no-la-vea-nadie-antes-porfaaaaa".


En medio del gustoso revoltijo de la caja, aparecieron muchísimos retales de telas plastificadas ideales para coser sencillas bolsas. 


Pero lo primero que hice, antes de rebuscar tesoros, fué atrapar el precioso estampado floral, triunfal como un jugador de beisbol dando caza a la pelota.


El resto es trabajo de una tarde: papel de periódico para el patrón, un plato y montones de ganas de ver la bolsa terminada.



Podría haber elegido un modelo más complejo como cualquiera de los que aparecen en este enlace, pero si el estampado es bonito, ¿para qué complicarlo más?


Las bolsas las acabé a finales del verano, pero pasaron bastante tiempo colgadas en la estantería. Y ahí han estado hasta que un nuevo proyecto las desplazó definitivamente.




En Navidades, comencé con ganas renovadas un nuevo quilt y en eso ando, intentando conjugar el verbo finalizar.  


Maggie me mira como diciendo: "Yaaaaa, lo de siempre... acabando UFOs". 


Ten fé querida Maggie, todo llegará. Tomémonos un té calentito y rematemos antes que nada el panettone. 


martes, 7 de enero de 2020

Antique Wedding Sampler Quilt

Lo vi un día en Pinterest y me dije: "tienes que hacerlo Esther, es absolutamente precioso". 


El libro estaba en el stand de Quiltmanía en la feria de Madrid, pero había demasiada gente para detenerme a ojearlo y me pareció un poco caro para comprarlo así sin más.


Finalmente lo compré en su web y me llegó en una semana. Entre las primeras páginas apareció una postal de otra tentadora cita con el Patch en abril.  


Tengo varios proyectos grandes entre manos, pero la ilusión de empezar algo nuevo ha pesado más, y los dos primeros bloques están acabados.



La parte más divertida ha sido como siempre, rebuscar entre las telas hasta dar con una combinación clásica en color pero soñadora.



He empezado por el bloque central, el número 13. Podría haber elegido cualquier otro, pero me pareció  la mejor manera de ir esparciendo colores sin pasarme en contrastes.



Me gusta el resultado, la estrella me recuerda a una flor exótica. El centro del bloque original tenía broderie perse pero... qué pereza! Lo cambié por un estallido floral de French General.


Completé el bloque con algunas flores más aplicadas alrededor de la estrella. 


Maggie sigue cuidadosamente mi trabajo. Es una fan total y le gusta tanto lo que coso, que ha llegado a masticar y comerse alguna pieza.




Y éste es el bloque 14 con otro fussy cut central. Creo que seguiré en esta línea en siguientes bloques.


Hay otras formas de unir piezas, pero en general y por comodidad, prefiero la técnica de paper foundation. 






La única pega que le encuentro al libro es que apetece hacer casi todos los quilts y los días sólo tienen 24 horas. Una pena...



domingo, 15 de diciembre de 2019

Marchando Una de Top Acabado


Seguramente no es muy sensato, y probablemente es poco inteligente. Me refiero a mi método de costura. Tiene que gustarme mucho el proyecto. Empiezo siempre por el bloque más sugerente. A veces, el trabajo se organiza en torno a una tela o a un fussy cut caprichoso. Sin reglas. Un día es de rojos, otro de mostazas y cuando estoy muy contenta "camareroooo, marchando una de fucsias".


Luego surge el miedo... A ver qué haces con todo esto Esther. No va a haber forma de encajarlo. Tú y tus "no-reglas". Tú y tu "que fluya". 




Entonces, apilo bloques y los dejo reposar meses hasta que se oye un quejido, desde el fondo del armario. "Eeeeehhhhh... que ya va siendo hora de que nos montes. Queremos saber cual será nuestra fila en el quilt". En fin... así de pesada es la conciencia. A veces, no hay forma de hacerla callar.



Total que para dejar de oír la cantinela, no me quedó otro remedio que empezar a rebuscar entre las telas, hasta dar con las justas, con las que unificarían los bloques manteniendo sus particularidades de color.


No siempre funciona, aunque esta vez los bloques encajaron bien entre el sashing negro, el suave estampado en crema, el fussy cut de los corner stones, y el borde de florecitas. 


El top está montado pero la conciencia ha empezado con una nueva cantinela: "habrá que acolchar nooooo?".