#Label1 { font-family: Gruppo; font-size:12px; }

jueves, 23 de marzo de 2017

Postales desde Port au Prince


Nunca pensé que celebraría mi cumpleaños a 8.000 km de casa.



Sin adjetivos. Las imágenes tomadas desde el coche o desde el atalaya de la terraza reflejan  la  dura realidad diaria.






















Las cara más amable del país habría que buscarla en zonas rurales y de montaña. A medida que nos alejamos, los males y la basura de la capital también parecen quedar atrás. 






En los hoteles de la playa se respira un perfecto ambiente resort caribeño. Todo un paraíso de caras morenas y felices, lejos del purgatorio de Puerto Príncipe.





Hay más estampas de Haití, aunque todas ellas hablan de desigualdad, pobreza endémica y abismos sociales. "Somos muchos pero hay un solo cielo", nos decía un predicador que encontramos caminando por la montaña... Era domingo, día de rezos y cánticos. No quise cuestionar su fé con preguntas incómodas. Ojalá nos cobijara a todos el mismo cielo y ojalá su Dios, nos librara de tanto mal. Amén.





jueves, 16 de marzo de 2017

Shapely Curves


Termino el monedero a tiempo de enlazar a RUMS. Lo veo sobre la mesa, redondo como una calabaza y me acuerdo de una antigua lámina de un libro que anda por las estanterías de casa. 


Después de estrujarme un buen rato el cerebro consigo recordar el título: "The Secret Power of Beauty". Y tanto esfuerzo para... qué?. Bueno pues en el libro aparece esa lámina que Willian Hogarth utilizó para hacer una encuesta en el Covent Garden Journal en 1752. Se trataba de averiguar cual de los corsés gustaba más a los lectores. Pretendía encontrar respuestas a la belleza. El resultado puso de manifiesto que los lectores preferían las curvas bien proporcionadas, y el monedero con sus redondeces me hizo recordar las ilustraciones.

Echo una ojeada a mi imagen en el espejo pensando en las láminas de Hogarth... No sé cual de las líneas me define, pero si pudiera, seguro que elegiría unas caderas más rectilíneas.

















jueves, 9 de marzo de 2017

Recetas para Amar y Matar

Nooooo! Hasta aquí hemos llegado!! Se acabó!!! Declaro la guerra a las hormigas. Dejo sobre la encimera un té rojo de vainilla y una onza de chocolate y al volver, me encuentro un ciento festejando mi última onza de chocolate  con sal. Están por todas partes. Según escribo, salen debajo de la "w" y por el rabillo del ojo veo a tres corriendo como locas por el teclado numérico. 

Se pasean y devoran impunemente cualquier alimento que no esté en la nevera o el microondas. He sacado el spray y, como diría Sara, "he flickado" la encimera. Si morimos envenenados, sirva este post para "no culpar a nadie". Fueron las hormigas.


Sigo con el quilt de log cabin. Queda poco para terminarlo y ya estoy pensando en un acolchado sencillo. No haré  recuento de puntadas, tiras de tela o metros de hilo. Diría que son tan numerosos como las hormigas en esta casa. 







Aparte de a la costura, dedico gran parte del tiempo a leer. Esta semana he disfrutado con los personajes de "Recetas para amar y matar". Espero impaciente la segunda entrega de lo que espero sea una larga serie. También me he reencontrado con Harry Bosch en "El vuelo del ángel". En fin... una gran semana aunque se haya acabado el chocolate a la sal.