#Label1 { font-family: Gruppo; font-size:12px; }

lunes, 13 de enero de 2014

El Cartero Siempre Llama...

Ultimas puntadas rematando unos baberos con toque brillante y navideño. Son mis pequeñas labores cuando el tiempo de costura es escaso. Y, en este pasado mes de diciembre, las demandas externas coparon casi todo mi tiempo libre. Estaba deseosa de acabar el año, con el 2014 retorna la tranquilidad, las largas horas de lectura y…unas pequeñas vacaciones

Por otra parte, en diciembre, el cartero ha llamado varias veces a mi puerta”  y eso es  siempre motivo de alegría. Me alegro tanto… que cualquier  día  de estos dejaré de actuar  humana y racionalmente  y comenzaré  a correr en círculos ladrando de alegría como hace Lola cuando suena el timbre.

Por correo, generalmente me llegan sugerentes paquetes: unas veces son telas de China o Japón, otras algún libro de patchwork, y en las mejores ocasiones, un regalo de Carmen.


Esta vez, el sobre se había roto ligeramente y un embriagador aroma de té me alcanzó al firmar la entrega.  El paquete era una pequeña cesta de Navidad con piruletas de canela, sobrecitos con infusión del Yogui (hummm…creo voy a ponerlos en los armarios de la ropa como ambientador).


Finalmente de la bolsa con libélulas surgió  una preciosa funda de gafas de Casa Lis en Salamanca. Un museo modernista con una estupendísima colección de vidrio, criselefantinas, juguetes y mucho más… 










No hay comentarios:

Publicar un comentario