#Label1 { font-family: Gruppo; font-size:12px; }

lunes, 9 de diciembre de 2013

Afecto y Ausencia

Cuelgo el teléfono y pongo en el equipo “Ausencia”, de Cesaria Evora {aquí}. Una melancólica canción, perfecta para ovillarse bajo la manta en el sofá. Sin otra luz que la de unas velas, estoy a salvo de la lluvia que repiquetea en los cristales.



“…y nunca más la ausencia sería nuestra realidad. Pero sólo en mis pensamientos puedo viajar sin miedo. Y mi libertad la tengo sólo en mis sueños. En mis sueños soy fuerte, y tengo tu protección, tengo tu cariño y tu sonrisa…” 

Pienso en el afecto y en su ausencia. Acabo de hablar con una amiga que desespera en la falta de soluciones, en la frustración de lo que no llega, en el tiempo desaprovechado, en el preguntarse infructuosamente ¿por qué?. Y los “por qués” echan raíces, impidiendo el avance hacia futuros menos aciagos.



Me preparo una taza de té. Hago un paquete con el perro de lunares rosa que cosí para ella y lo acompaño del CD Christmas de Michael Bublé {aquí}. Anoto la dirección, esperando que el pequeño regalo, hecho con mucho amor, alivie lágrimas y preocupaciones. Estoy convencida de que el afecto, mejora la autoestima y disuelve muchos “por qués” sin respuesta. 






Vuelvo a mi taza de té. Ojala supiera leer el futuro en los posos pero la Naturaleza no me dotó de semejante don. Me conformaré con el rico aroma del té negro aromatizado con naranja y chocolate. Una combinación muy navideña regalo de Carmen. 








1 comentario:

  1. No hay q saber leer el futuro sino el presente. Te echamos de menos los martes. Te espero el proximo.
    Un saludo

    ResponderEliminar